Historia

Mountain View el punto del arte; Como todo evento en continuo crecimiento inició en el 2007 con una idea inédita, con mucho esfuerzo de parte de decenas de promotores y la confianza de cientos de patrocinadores e institutos de cultura aportaron en su momento lo posible y según las problemáticas económicas y de violencia en la ciudad de Tijuana, el desarrollo y realización del evento se llevó a cabo con pura fe y esperanza.

Dando como resultado en el 1ro y 2do de Septiembre 2007, el primer evento en la historia de Tijuana que se concentra en una estrategia difusiva previa diseñada no sólo con su imagen principal sino cientos de diversos diseños en carteles dirigidos a todo tipo de público, imágenes personalizadas por artista y agrupaciones, así como se concentra en responsabilizarse como productora el generar público para el artista, no lo contrario.

Dándole la oportunidad de exposición a todo artista emergente como profesional bajo el mismo trato y dándole a los expositores su espacio a muy bajo costo (en muchos casos gratuito), al igual le da la comodidad de un espacio seguro más alimento y bebida, permitiéndole experimentar un evento sin preocupaciones  y fortaleciendo a todo hacedor y productor cultural bajo el concepto de “Fiesta” y “Arte”.

Con la promesa al crecimiento, para su segunda edición, Festiarte de tener solamente un escenario y dos días de evento creció a cinco escenarios y tres días de evento, se abrieron nuevas áreas y adoptó el concepto de modificarse según las necesidades de los artistas.

Con ello Festiarte es el primer evento que sostiene un escenario esencial que engloba diferentes géneros musicales;  desde rock, electrónica, gótico, reggae, fusiones tras fusiones, danzas, puestas en escena, modelaje, etc. Todos los escenarios de Festiarte se deben encontrar completos con el equipamiento necesario para sostener a más de 160 diversas presentaciones.

Así como cada año mantiene una frescura, cambiando en imagen más no en esencia, y es la conjugación de todos sus valores que ha mantenido su público latente de 30,000 personas en 9 años de existencia y el apoyo de la comunidad artística y generacional de Tijuana y visitantes Internacionales.